A medida que se va produciendo el inevitable cambio evolutivo en la vida de las personas, y se pasa del estado adulto a la tercera edad, comienza a producirse un deterioro más lento o rápido en la calidad de vida dependiendo de aspectos como la genética, tipo de vida anterior, circunstancias puntuales, y otras muchas variables, que cuando menos generan una serie de reconocidos problemas de las personas mayores.

Dado que se trata de un tema que todos debemos conocer y entender, para empatizar y ayudar en la medida de lo posible tanto en el cuidado de ancianos de nuestro entorno familiar o más próximo, como para dispensar el trato más correcto al interactuar con personas de la tercera edad en cualquier otra situación, en Cuidania, queremos dedicar éste artículo para llamar la atención sobre los problemas de un colectivo que necesita de la ayuda y comprensión del resto de la sociedad, y no sólo de la familia.

Para poder entender cómo se siente una persona mayor, a nivel corporal a la hora de desplazarse o realizar cualquier acto de la vida diaria, recientemente se ha hecho un experimento con un  joven, al que se le reduce la visión con un dispositivo, se le taponan los oídos, y además le dotan con un traje rígido y pesado más un calzado con plomos, invitándole a sentarse, levantarse y andar.

Luego se le pregunta por sus sensaciones, y se le hace entender que es así como se siente su abuelo, y que por eso no puede desenvolverse con soltura que su nieto.

la dependencia uno de los grandes problemas en la tercera edad

Evidentemente en éste experimento que puede ayudar a comprender uno de los problemas de la tercera edad, no se puede simular otros muchos aspectos, como el estado de salud general, que implica dolores en muchas ocasiones crónicos, la conciencia personal de estar en el último estadio de la vida con un pasado en el que se han vivido muchos conflictos, pérdidas y también algunas alegrías, y otros muchos detalles que generan grandes dificultades para vivir y que constituyen los grandes problemas de las personas mayores.

¿ Qué problemas de las personas mayores son más comunes?

Cómo ya hemos comentado anteriormente, cada persona tiende a envejecer de una determinada manera, por lo que al llegar a la última parte de su vida, puede que conserve un estado físico aceptable pero se vea limitado por un deterioro psíquico con la aparición de alzheimmer, u otras enfermedades mentales degenerativas, también puede que mantenga sus capacidades psíquicas, pero se vea afectado por problemas de movilidad producidas por artrosis, reuma u otros padecimientos.

En cualquier caso, seguro que se encontrará inmerso en alguno, o varios de los muchos problemas de las personas mayores, que vamos a explicar a continuación:

problemas de incontinencia en personas mayores

  1. Problemas sensoriales. La pérdida de visión se puede producir en cualquier momento de la vida, pero es un hecho indiscutible que a mayor edad, el sentido de la vista se reduce como consecuencia del desgaste natural, apareciendo enfermedades como mácula, tensión ocular, y cataratas. A la pérdida de visión se añade la pérdida auditiva, que impide escuchar correctamente, mal interpretado información, o anulando en mucho caso la percepción de mensajes, y obligando a hablar más alto al no poder regular la intensidad sin referencia. Por eso es fácil que se produzcan situaciones en las que los mensajes no llegan al anciano, y se deben repetir varias veces. También es frecuente que los ancianos, utilicen un elevado volumen para escuchar la radio y la televisión. Por eso es muy importante tratar de paliar estos problemas de las personas mayores acudiendo a las consultas médicas, y utilizando audífonos. Tenemos las mejores soluciones en el acompañamiento de tus mayores.
  2. Deterioro general de salud. Por muy bueno que sea el estado de salud de las personas mayores, en general se producen alteraciones de tensión arterial que obligan a regularla con el uso de pastillas, también son muy frecuentes los problemas cardiovasculares, que obligan a llevar medicación y acudir a consultas regularmente, además de otro tipo de alteraciones del organismo o patologías particulares. Las personas mayores en general suelen tener pautadas una serie de pastillas y cuidados que les obligan a visitar al médico con bastante frecuencia, sin descartar problemas mayores que requieren el ingreso hospitalario.
  3. Problemas de nutrición y alimentación en la tercera edad. En muchos casos con el paso del tiempo se pierden todas las piezas dentales, que obligan al adulto mayor a recurrir a prótesis removibles incómodas y que se desajustan cada cierto tiempo, lo que en algunos casos limita el consumo de alimentos sólidos y provoca desinterés por el placer de comer. Además las personas mayores que viven solas comienzan a tener unos hábitos alimentarios poco equilibrados por la falta de motivación al tener que comprar y preparar alimentos sólo para ellos. A esto se unen los problemas de salud, que pueden hacer necesario suprimir una serie de elementos de la dieta como la sal y el azúcar, limitando el consumo de muchos productos. En éste sentido, los familiares y entorno deben favorecer las comidas en grupo para animar al mayor, vigilar y controlar que hay en la nevera y cómo se consume en casa del abuelo o abuela, con frecuentes visitas y acompañamiento a la compra, e incluso llevar comida preparada también es una buena opción para facilitar a las personas mayores una alimentación correcta.
  4. Problemas de sueño. A medida que una persona se hace mayor los ciclos del sueño cada vez son más cortos, pero en la tercera edad se producen incluso durante el día, y en muchos casos resulta muy difícil conciliar el sueño nocturno, con lo que las noches se hacen muy largas, sirviendo para evocar momentos del pasado que en algunas ocasiones resultan muy tormentosos, y obsesivos, influyendo en el estado de ánimo y en muchos casos favoreciendo el mal carácter en personas mayores.
  5. Problemas de incontinencia. Se presentan primero con falta de retención urinaria, y en edades muy avanzadas o cuando se padece una enfermedad mental como la demencia senil. Esto supone un problema que afecta a la autoestima en la vejez, al sentirse incapaces de controlar situaciones que afectan a cuestiones de la más básica intimidad, sobre todo cuando se trata de personas conscientes y con alto nivel de dependencia. Tanto a la hora de comprar pañales o absorbentes, como a la hora de tener que asistir en éste tipo de tareas de higiene en el anciano, las personas encargadas deben cuidar la intimidad en los ancianos, y mantener siempre actitudes respetuosas. A la hora de plantear el uso de pañales en adultos por primera vez, hay que hacerlo de forma delicada.
  6. Conflictos mentales, y salud mental en el adulto mayor. Pérdida de memoria, fijación y reiteración de temas fijos, regresión a momentos de la infancia y juventud, y trastornos de conducta en personas mayores. A medida que la vida se vuelve sedentaria y las actividades del día a día van desapareciendo, los momentos de inactividad de las personas mayores da paso a una mente centrada únicamente en el pasado, repitiendo episodios que han quedado más grabados. También se producen muchos lapsus de memoria, sobre todo de situaciones recientes, que generan conflictos con las personas que realizan el cuidado de las personas mayores,  por lo que es necesario tener en cuenta sus dificultades y ser pacientes.
  7. Frustración ante la nueva situación de dependencia y la sensación de no ser ya útiles. Tras una vida activa, llena de retos y superación de obstáculos, de repente las personas comienzan a sentir las limitaciones progresivas de salud, capacidad, conocimiento, y energía, que producen sensación de impotencia y frustración, sobre todo en un mundo en el que ya no se valora la sabiduría de la experiencia, y sólo cuentan los valores materiales y productivos, lo que lleva a las personas mayores a la desmotivación y sentido de su existencia, generando cuadros de profunda depresión en el adulto mayor.
  8. El miedo en la vejez y la desconfianza al sentirse más vulnerables. La dependencia no sólo genera frustración, sino miedo a ser desatendido en cualquier momento, y desconfianza al estar en manos de otros, además de sentimientos de temor a que no se respete su voluntad y recursos, siendo otro de los problemas de las personas mayores.
  9. Reducción progresiva de la motricidad. La reducción de la autonomía hace que se sienta temor a salir a la calle, cruzar un semáforo, o realizar actividades de la vida cotidiana, como entrar solos a la ducha, necesitando un servicio para cuidar personas mayores. Los impedimentos físicos en la tercera edad facilitan el aislamiento de las personas que progresivamente se van quedando sin contacto con amistades o parientes que además pueden haber desaparecido también.
  10. Soledad familiar y social.Generalmente las personas mayores han perdido a su pareja, y si tienen hijos, estos están demasiado ocupados con sus hijos, e incluso nietos, quedando postergados al último lugar, con lo cual se producen importantes carencias afectivas de los adultos mayores, tan necesarias en todas las etapas de la vida humana.

miedo en las personas mayores

Ahora ya conoces más sobre los principales problemas de las personas mayores, si tienes alguna duda contacta con nosotros. En Cuidania, cuidamos de tus mayores como tú lo harías.