En España hay unos diez mil nuevos casos de personas con Parkinson diagnosticado cada año con esta patología cerebral, neurodegenerativa, y crónica.

Si quieres saber más sobre la enfermedad de Parkinson y su tratamiento, en Cuidania trabajamos diariamente en el cuidado de enfermos de este tipo, y podemos aportarte información de primera mano.

¿Qué es el Párkinson?

El Párkinson es una enfermedad que produce el deterioro o muerte de las células presentes en los ganglios basales, afectando a la producción de dopamina necesaria para trasmitir órdenes desde el cerebro al sistema motor, generando una descoordinación motora progresiva.

Los síntomas de Párkinson más característicos son la rigidez muscular, los temblores involuntarios estando en reposo y una mayor lentitud de movimientos.

Aunque se trata de una enfermedad que afecta mayoritariamente a personas maduras y de la tercera edad, también se producen síntomas de Párkinson en jóvenes, aunque en un menor porcentaje significativamente.

parkison tratamiento

¿Por qué el síndrome de Párkinson afecta solo a algunas personas?

Aunque se han estudiado la fisiopatología del Párkinson y tratamiento, se sigue desconociendo cual es el motivo que desencadena la enfermedad solo en algunas personas, salvo algunos casos muy concretos producidos por el uso de algunos medicamentos, golpes severos en la cabeza, o drogadicción.

Algunas teorías apuntan a la predisposición genética, junto a la producción de radicales libres responsables del envejecimiento de las células, y la exposición a determinados pesticidas.

Según la Fundación Española de Enfermedades neurológicas el 50% de los casos con síntomas de Párkinson en jóvenes, se corresponden con personas con antecedentes familiares, por lo que se continúa avanzando en estudios sobre investigación genética.

Párkinson signos y síntomas

Dentro de la información de Párkinson, es muy importante saber cómo reconocer los síntomas, que al inicio de la enfermedad siempre son más leves para ir agudizándose posteriormente.

Al principio el síndrome de Párkinson se manifiesta generalmente con dolores articulares, cansancio, y ralentización de movimientos, localizados en un lado del cuerpo.

Algunas formas para detectar síntomas del Párkinson en personas mayores, hasta que la enfermedad se manifiesta en su forma más reconocible, consiste en observar los cambios en la caligrafía que se vuelve más pequeña e irregular y cambios de ánimo sin causa aparente, unidos a los trastornos mencionados más arriba.

Posteriormente dentro de los síntomas del Párkinson, comienzan los temblores en situación de reposo o alta tensión, afectando habitualmente a una de las manos, aunque también se puede dar en la mandíbula o en un pie.

También en esta fase comienza la tensión muscular provocando rigidez, lentitud de movimientos mecánicos que antes se realizaban de forma automática, y una inestabilidad corporal con inclinación habitualmente hacia adelante que entorpece al andar y aumenta el peligro de caer.

En algunos casos se produce una paralización total del cuerpo, que puede durar desde unos instantes hasta 60 minutos.

Los problemas musculares también afectan a:

➞ La capacidad de tragar alimentos, sobre todo en enfermos de Párkinson avanzado, a la vez que se segrega más saliva, que no se puede contener por incapacidad para cerrar la boca produciendo babeo.

➞ La disfunción muscular hace que los pacientes con Parkinson pierdan expresión en el rostro.

➞ Incontinencia urinaria o problemas para orinar normalmente, y estreñimiento.

➞ El Párkinson también afecta a la forma de comunicarse, con repetición de palabras, lentitud de expresión, o excesiva rapidez de lenguaje.

➞ Otra consecuencia del síndrome de Párkinson es la pérdida o aumento de peso, siendo más peligrosa la primera.

A estos cambios físicos se suele sumar la depresión que puede manifestarse incluso antes de que aparezcan los síntomas visibles, y los trastornos del sueño con manifestación de somnolencia en estado de vigilia, y pesadillas en la fase REM.

parkison tratamiento

Párkinson y tratamiento para frenar el progreso de la enfermedad

Dado que se trata de una enfermedad sin cura actualmente, los tratamientos alternativos sirven para retrasar el avance de la enfermedad, y combatir algunos síntomas y efectos derivados de los medicamentos utilizados.

Párkinson, tratamiento con fármacos

El tratamiento del Párkinson con fármacos se centra en estimular la producción de dopamina y retrasar su desaparición con medicamentos más suaves al principio, y más potentes a medida que avanza la enfermedad.

Entre los medicamentos más utilizados está la Levadopa que reduce algunos síntomas, pero a cambio puede provocar vómitos, somnolencia y otros incómodos efectos secundarios.

Dentro de las medicinas utilizadas para el Parkinson (tratamiento), también se receta Bromocriptina, Selegilina y Pergolida.

Párkinson, tratamiento quirúrgico

Otra posibilidad que solo es factible en un bajo porcentaje de enfermos de Parkinson es pasar por una intervención quirúrgica centrada en la zona deteriorada del cerebro en la que se instala un elemento que genera un campo eléctrico en sustitución de esa parte dañada, o con implantación de células fetales para sustituir otras muertas, mejorando las funciones cerebrales.

Párkinson, tratamiento con rehabilitación física

La fisioterapia en el Párkinson es fundamental, ya que la rehabilitación física ayuda a mantener las funciones motoras conservando por más tiempo el tono muscular.

Los enfermos de Párkinson deben realizar ejercicio diario, y más concretamente ejercicios específicos para trabajar los brazos, las manos, los hombros, el cuello, las piernas y los pies.

Entre las distintas terapias de tratamiento contra el Párkinson está la cinesiterapia basada en una serie de movimientos continuos, los masajes que reducen la ansiedad y eliminan tensión muscular, la hidroterapia que ayuda a mantener el tono muscular, la logopedia para mejorar la capacidad de comunicación, y la musicoterapia.

parkison tratamiento

Parkinson, tratamiento con terapias alternativas

Otras terapias alternativas para Párkinson también pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de los enfermos, entre ellas están algunas técnicas de reeducación de origen osteopático, o la acupuntura, o el Tai-chi.

En este mismo sentido determinados alimentos también pueden ayudar a reducir síntomas del Párkinson, entre ellos la vitamina C que favorece la absorción de levodopa, o guisantes y habas que contienen esta sustancia.

Si tienes un caso de Párkinson con tratamiento en casa, ponte en contacto con nosotros y te explicaremos en qué te podemos ayudar.   

¿Cómo mejorar la vida de los enfermos de Párkinson?

Dadas las limitaciones progresivas de los enfermos de Párkinson, es importante facilitar las funciones cotidianas más elementales como puede ser caminar dentro de casa, comer, vestirse o asearse.

Para garantizar una mayor seguridad es necesario eliminar todo tipo de obstáculos que puedan favorecer caídas en casa.

A la hora de comer también hay que tener en cuenta las dificultades para cortar, llevarse a la boca los alimentos, tragar, y manejar los cubiertos, y para eso dependiendo de la situación hay que partir determinados alimentos previamente, o pasarlos en puré, y facilitar utensilios que realmente puedan manejar, o en su defecto ayudarles personalmente a comer.

Vestirse es otro gran reto para enfermos de Párkinson, sobre todo a la hora de abrochar botones o atar los cordones de los zapatos, por lo que se recomienda comprar ropa con cremalleras y velcros que faciliten esta tarea para mantener en lo posible la autonomía de los enfermos de Párkinson.

Estos consejos sobre Párkinson y cuidados también son aplicables a la hora de facilitar el aseo en el baño, instalando agarradores y asientos adecuados.

Y ahora que ya sabes más sobre el Párkinson y su tratamiento, cuenta con nosotros y toda la ayuda que te podemos ofrecer para tu propio cuidado o el de tus seres queridos, porque en “Cuidania lo hacemos como tú lo harías”

Call Now Button