En la actualidad, son muchas las familias que se debaten entre el domicilio o residencia de ancianos a la hora de determinar cuál será la mejor opción para la comodidad de sus padres o abuelos. Normalmente escuchamos que donde mejor está una persona mayor es en su hogar, y a esta frase no le falta razón: se estima que esa frase es cierta en el 95% de los casos, siempre y cuando la ayuda a domicilio venga de la mano de una empleada de hogar con experiencia y el hogar esté adaptado a las necesidades del anciano para hacer de éste un entorno seguro y reconfortante. El restante 5% de personas mayores, por niveles de dependencia, enfermedad o necesidades especiales, necesitan estar en una residencia de ancianos.

Dónde prefieren vivir los mayores, ¿en su domicilio o en una residencia para ancianos?

También, las últimas encuestas realizadas a personas mayores en España, confirman que el 87,3% (Imserso, 2010) quieren vivir en su domicilio. Las personas mayores valoran seguir disfrutando de su entorno conocido, su vida social, los hábitos diarios y la cercanía a sus seres queridos, entre otros tantos aspectos, para preferir vivir la vejez en su hogar. Cabe destacar que, a menos del 5% de los ancianos (encuesta por internet 2015), les gustaría vivir en casa de algún hijo en caso de necesitar ayuda, ya que perderían su independencia y podrían sentirse una “carga.”

Contrario a lo que se piensa, tener una empleada de hogar cuidando de nuestros familiares mayores en su hogar, es la opción más económica respecto a una residencia de mayores, ya que el coste mensual de una cuidadora interna en el hogar es a partir de 1.050€, y el coste mensual de una residencia ronda los 1.778€ (media de 2017). Además, con una cuidadora interna en el domicilio, la atención que recibe la persona mayor es personalizada, constante y directa, respecto a la menor atención que podría recibir en una residencia de ancianos por el número de ancianos residentes y personal a cargo.

Una correcta asistencia a domicilio prolonga la posibilidad de estancia de la persona mayor en su hogar y entorno. Vivir la vejez en su propia casa es posible con la cuidadora adecuada como empleada de hogar interna o externa. Cada hogar y familia es especial, ya que cada persona mayor tiene unas necesidades y características distintas, por eso en Cuidania nos encargamos de seleccionar al empleado de hogar más idóneo para una buena ayuda a domicilio a su familiar.

Para el proceso de selección utilizamos el Método Cuidania, donde buscamos la satisfacción y afinidad entre la empleada de hogar y la familia, para que la relación laboral entre ambos sea estable y duradera. Para ello, realizamos una serie de pruebas donde se valoran diferentes aspectos claves de una cuidadora, como la experiencia, personalidad, confianza, seguridad y aptitud, entre otras.

Necesito persona para cuidar persona mayor y realizar tareas de hogar, pero no sé por dónde empezar

Sabemos que no dejarías a tus padres o abuelos en manos de cualquier persona. Por eso, en Cuidania, hacemos las cosas como tú la harías, con la misma dedicación y atención que tú le prestarías a encontrar y seleccionar la empleada de hogar idónea para el correcto cuidado a domicilio en Madrid de tu familiar.

Si tienes dudas sobre el tipo de empleada para cuidar una persona mayor, ponte en contacto con nosotros a través de nuestro teléfono o rellenando nuestro formulario de contacto, con gusto resolveremos tus preguntas y podremos ayudarte. Podremos encontrar la empleada de hogar interna que duerma en el hogar, o la empleada de hogar externa por horas o jornada completa que necesitas para que tu familiar pueda permanecer en el entorno de su hogar.

En Cuidania, cuidamos de las personas y su hogar