Los planes nutricionales tienen como meta garantizar un consumo óptimo de los nutrientes que el cuerpo necesita. La alimentación para personas mayores es distinta, por lo que debes tener presente estas recomendaciones de Cuidania a la hora de preparar un plan de alimentación para ancianos.

Importancia de la alimentación en las personas mayores

La alimentación para personas mayores tiene sus diferencias con respecto a la de un niño o un adulto debido ya que, las necesidades del cuerpo son distintas. Atender correctamente está dieta es fundamental para que nuestro familiar o paciente obtenga los beneficios nutricionales necesarios para mantener su forma física y mental.

Esto incluye la masa muscular, la fortaleza de los huesos y el sistema cardíaco. El sistema inmunológico es uno de los más favorecidos por una buena alimentación para personas mayores haciendo que las defensas se incrementen para evitar posibles enfermedades. Una de ellas es la neumonía en ancianos, que surge de una complicación respiratoria que se agrava por las bajas defensas.

La disposición de ánimo de las personas mayores se ve afectada favorablemente al cumplir con una dieta balanceada, la cual aumenta la energía para realizar tareas cotidianas. Un bajo nivel de ánimo a menudo se relaciona con el aislamiento y pocas actividades para personas mayores que se evitan por el cansancio.

De igual manera, el peso corporal se regula con una alimentación sana combinada con actividades físicas. Reducir los niveles de grasa en el metabolismo, impide la obesidad en una etapa de la vida en la que el cuerpo no las digiere, más bien las absorbe. Asimismo se evitan los niveles altos del colesterol con una buena alimentación.

Alimentacion_pa_a_personas_mayores_3

¿Qué tipos de comidas no son recomendables?

Así como el cuerpo no es capaz de digerir las grasas correctamente, algunos alimentos no son recomendables en la alimentación para personas mayores:

➡ Evitar calorías huecas

Algunas comidas están llenas de calorías pero su nivel de nutrientes es prácticamente nulo. Un ejemplo es la comida basura, bien sea procesada o hecha en casa, ya que no contiene una cantidad de nutrientes importante. Estos alimentos parece que alimentan por la sensación de saciedad en el estómago pero no aportan nada positivo al cuerpo.

Estos también son alimentos con mucho azúcar, tales como como los dulces o las golosinas. De igual forma se encuentran en productos horneados como el pan. Las bebidas azucaradas o las alcohólicas son ejemplos de calorías vacías que aumentan la grasa corporal sin producir el sustento energético necesario.

➡ Disminuir las grasas saturadas y grasas trans

En una alimentación para personas mayores es importante cuidar la ingesta de grasas saturadas y grasas trans que afectan el nivel de colesterol en la sangre. Las primeras son grasas de origen animal que se encuentran principalmente en productos lácteos como el queso y la leche. Estos no hace falta sustituirlos del todo sino moderar su porcentaje de grasas saturadas.

La leche descremada es la mejor opción para mantener el consumo de calcio sin apartarla de la alimentación para personas mayores. Por su parte, el queso bajo en calorías forma parte de una alimentación equilibrada siempre que no se consuma en exceso.

Sin embargo, la mayor cantidad de grasas saturadas que se consumen vienen de las carnes rojas y los embutidos, ya que forman parte de la dieta diaria de todos. Es por esta razón que, su consumo se debe reducir hasta eliminarlo de la dieta y encontrar otra forma de suplir la ingesta nutricional que aportan con carnes blancas más magras.

Por su parte, las grasas trans son procesadas en alimentos como la margarina y los aceites comestibles. Estás se deben quitar de la dieta debido a que son las más dañinas por su dificultad para digerirse haciendo que se integren a la grasa corporal o en el colesterol de la sangre. Los productos horneados, como pasteles y pan, o la comida basura tienen altos niveles de grasas trans por el uso de aceites.

Alimentacion_pa_a_personas_mayores

➡ Alimentos saludables para personas mayores

Una alimentación para personas mayores debe variar cada día. Esto garantiza la correcta absorción de los beneficios de cada alimento y genera apetito en las personas mayores al no caer en la monotonía. Una dieta variada es uno de los cuidados básicos para personas dependientes.

Estos son algunos de los principales componentes de una alimentación complementaria. Son los más indicados ya que su nivel de nutrientes es alto y no contienen grasas:

Frutas y verduras

El nivel de nutrientes de las frutas y los vegetales es alto pero también contienen la mayoría de las vitaminas necesarias para la salud del cuerpo. Por su lado, las frutas con su agradable sabor son perfectas para consumir entre comidas, complementando la alimentación para personas mayores.

Las verduras son indicadas para completar los platos principales durante el día a modo de ensaladas. Para que los platos sean apetitosos es necesario combinar verduras de colores vivos que son las que más minerales tienen. La lechuga, el tomate, las zanahorias, los pimientos, son alimentos altos en fibra que impiden el estreñimiento.

Carnes blancas en lugar de carnes rojas

A diferencia de las carnes rojas, que tienen un nivel de grasas saturadas elevado, las carnes blancas tienen un nivel muy bajo con el mismo contenido proteico. El pollo es el sustituto principal de las carnes rojas, debido a que si se cocina a la plancha o al vapor, sin añadir ningún tipo de grasa tendrás un plato lleno de nutrientes.

De igual manera, el pescado en sus diferentes tipos proporciona un alto contenido de nutrientes para el cuerpo si no se le añaden grasas. Además, con él se introduce Omega 3 en la alimentación para personas mayores de forma natural. Este aceite es vital para mantener el sistema neuronal trabajando correctamente y así prevenir la degeneración neuronal.

Incluir los cereales y las legumbres a la dieta

Los cereales como el arroz, el trigo, así como las legumbres, aportan al organismo la fibra necesaria para regular su proceso digestivo al mismo tiempo que fortalecen los músculos. Sin embargo, estos en la alimentación para adultos mayores se incluyen de tipo integral de tal manera que sea solo fibra sin derivados grasos lo que se consuma.

El arroz integral es un acompañante perfecto para la carne blanca y las ensaladas en cualquier comida. Las legumbres se suman a los almuerzos pensando que su proceso digestivo es más largo. Estos, al igual que los pescados, aportan los aceites vegetales necesarios para los procesos cerebrales así como las calorías necesarias para tener energía.

 Es importante beber mucha agua durante el día

La sensación de sed con la edad se va perdiendo, por lo que los adultos mayores tienden a consumir poca agua. Sin embargo, es necesario que tomen al menos 8 vasos de agua diariamente para mantener la hidratación corporal. Esto debe ser a lo largo del día y en pequeñas cantidades o tomando infusiones, leche desnatada y otros líquidos.

Mejorar la actividad física y prevenir enfermedades es la prioridad de la alimentación saludable. Sigue estas recomendaciones en la alimentación para personas mayores para crear menús variados que aporten los nutrientes necesarios. Consulta cualquier duda sobre la alimentación en nuestro blog.

Las cuidadoras seleccionadas por Cuidania, tienen el conocimiento y habilidades de cocina necesarios para prepararle a las personas mayores, los platos adecuados a su dieta. Contáctenos para más información sobre la contratación de una cuidadora ideal para el cuidado de ancianos.

Call Now Button